hohes C

Consejos de alimentación para la vuelta al GYM

La alimentación y la actividad física son una pareja inseparable cuando hablamos de estilo de vida saludable. Estamos hechos para movernos, pero de nada sirve ir al gimnasio si nuestra alimentación no es la adecuada. Es por eso por lo que te hemos preparado esta guía para que tu vuelta al gimnasio te ayude a aumentar el rendimiento, definir la musculatura o perder peso.

Cuidar de nuestra dieta cuando vamos al gimnasio puede ayudarnos a aumentar el rendimiento, definir la musculatura o perder peso. La clave es que en nuestra dieta haya suficientes nutrientes, antioxidantes y energía para no desfallecer a la hora de hacer ejercicio.

 

No se trata solo de preocuparnos de nuestra alimentación antes, durante y después de la actividad física, sino también durante toda la semana. En deportistas profesionales y de alto rendimiento, o cuando se hace prácticas deportivas de más de 90 minutos, se debe tener en cuenta la alimentación antes, durante y después del entrenamiento, pero para el resto de los mortales, que vamos una media de 2-3 veces a la semana (si podemos) al gimnasio o realizamos alguna actividad física como correr, yoga… seguir una alimentación saludable es la clave.

 

El plato saludable de Harvard

Una buena alimentación durante toda la semana va a contribuir a mejorar la recuperación y regeneración de los tejidos dañados durante el deporte, aumentar la síntesis de proteína muscular y mejorar el estado de ánimo después de realizar el entrenamiento.

 

Para lograr nuestros objetivos nutricionales, lo mejor es seguir el plato saludable. El plato saludable de Harvard presta especial atención a la calidad de los alimentos, apostando por el equilibrio entre los grandes grupos de macronutrientes (proteínas, grasas e hidratos de carbono) i busca cubrir las necesidades diarias de vitaminas y minerales para el correcto funcionamiento del organismo.

 

Según la Universidad de Harvard:

 

La mitad del plato deben ser vegetales y frutas. Se debe intentar incorporar variedades y colores distintos porque cada uno aporta nutrientes diferentes. Es recomendable optar por el consumo fresco y, si se cocina, es preferible que se recurra a las cocciones al horno, al vapor o a la plancha.

 

Una cuarta parte del plato debe estar compuesta por granos o cereales integrales. Es importante que sean integrales por su efecto más moderado con respecto al azúcar en sangre, evitando así, los picos de insulina, que sí pueden producir el pan blanco, el arroz blanco y otros granos refinados.

 

Una cuarta parte del plato proteína de calidad. Se debe apostar por fuentes saludables y versátiles como las legumbres, el pescado, las carnes magras o frutos secos. Limitar el consumo de carnes rojas y evitar las carnes procesadas.

Optar por aceites vegetales saludables como el aceite de oliva virgen extra.

El agua como bebida de referencia.

 

Es importante planificar los menús semanales para organizar las comidas y asegúrate que estás incluyendo todos los nutrientes.

Para ayudarte a lograr tus objetivos nutricionales, sobre todo el aporte de vitaminas y minerales, y para que tu rendimiento en el gimnasio sea óptimo, Hohes C ha lanzado al mercado bebidas nutricionales elaborados sin azúcar añadido, colorantes ni conservantes para que te proporciones un apoyo naturalmente delicioso.

 

Finalmente, cabe recordar que esto son consejos generalizados y que, por lo tanto, dependerán de los objetivos de cada uno.

 

Lo mejor es consultar a profesionales para nos enseñen como lograr nuestros objetivos, tanto de alimentación como de actividad física.