hohes C

Deficiencias nutricionales más comunes en España

La comunidad científica admite que la dieta puede contribuir a retrasar o prevenir el desarrollo de un buen número de enfermedades crónicas. Pero, aunque podemos creer que llevamos una dieta equilibrada y que gozamos de nuestra famosísima dieta mediterránea, lo cierto es que diversos estudios y encuestas muestran que la población española presenta serias deficiencias nutricionales. Vamos a conocer las más comunes y cómo paliarlas.

Según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), en España, el 80% de la población tiene serias carencias alimentarias que pueden conducir a problemas de salud, como problemas de digestión, anemia, trastornos de la piel, osteoporosis e incluso demencia. Y ponerle freno es fundamental para la salud de nuestra población, sobre todo los mayores y los más pequeños, que son el grupo poblacional que más riesgo tiene de sufrir tales deficiencias nutricionales. Además, las deficiencias nutricionales de la población tienen un importante impacto sociosanitario en España, y repercuten en una proporción importante en el gasto sanitario. Estudios recientes sugieren que las ingestas elevadas de grasas saturadas e ingestas bajas de frutas y hortalizas excederían incluso los costes del tabaquismo.


A continuación, se detallan las deficiencias más comunes en la población española:

Hierro

 

La deficiencia de hierro es la causa principal de la anemia. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, el 25% de la población mundial tiene insuficiencia de este nutriente. Además, la tendencia a una alimentación flexitariana, con menos consumo de carne puede agravar las deficiencias de hierro sobre todo entre la población femenina. Citar también las personas que no comen carne, como veganos y vegetarianos, que son un grupo de riesgo de padecer deficiencia de hierro y que está en crecimiento desde 2018. 

Vitamina D

 

Una de las que más se habla en la actualidad. Esto es así, porque es, con diferencia, la más difícil de conseguir. Muy pocos alimentos la contienen en cantidad suficiente y, aunque también podemos metabolizarla gracias al efecto de los rayos solares en nuestra piel, esto solo hace efecto en meses muy soleados, y tampoco lo hace con la eficacia ideal. Según la encuesta ENIDE, los españoles no alcanzamos los niveles de referencia, en especial los tramos de edad más avanzados, en concreto mujeres entre 45 y 65 años, donde solo se observan ingestas del 19% de la cantidad diaria recomendada. 

Zinc

 

Un alto porcentaje de la población española, según el estudio ANIBES, no cumple con las ingestas diarias recomendadas de Zinc, micronutriente que participa en diferentes funciones biológicas involucradas en el sistema de defensa. En concreto el porcentaje de población reportó consumos inferiores del 80% de las recomendaciones españolas y europeas de ingesta de zinc. 

Magnesio

 

Según el estudio ANIBES, los españoles presentan consumos inferiores del 80% también de este micronutriente. 
 

Aunque hay que intentar obtener todos los nutrientes a partir de una dieta equilibrada, en la situación actual que nos encontramos los alimentos funcionales como HOHES C pueden ser de gran ayuda mientras se aplican políticas nutricionales para revertir la situación. 

HOHES C ha creado una gama de zumos, que, junto con una dieta sana y equilibrada, contribuyen a prevenir y/o paliar las deficiencias más comunes entre la población española. HOHES C son zumos funcionales, que además de nutrir, aportan componentes que les proporcionan propiedades saludables, sobre todo, porque contribuyen a prevenir o paliar diversas patologías, especialmente anemia, enfermedades crónicas inflamatorias y cardiovasculares.