hohes C

La importancia de la Vitamina C en tu rutina diaria

La vitamina C es esencial para el ser humano y interviene en múltiples procesos fisiológicos. No solo estimula nuestro sistema inmunitario, sino que contribuye a la producción de colágeno, nos ayuda a absorber el hierro y tiene propiedades antioxidantes. A pesar de ello, nuestro cuerpo no puede sintetizarla, por lo que debemos obtenerla de los alimentos. 

 

Aprende en este post cómo lograr las dosis diarias recomendadas de vitamina C. 

 

Originariamente la vitamina C o también ácido ascórbico se conocía como factor antiescorbútico. El escorbuto es una enfermedad que afectaba a los exploradores y viajeros, que no consumían frutas ni hortalizas frescas. Hace 250 años, un 70% de los marineros que se enrolaban en largas travesías morían de escorbuto; sólo los trayectos cortos por el Mediterráneo estaban a salvo de dicha enfermedad. En 1747, James Lind realizó experimentos para demostrar que la lima prevenía el escorbuto y llevó a cabo el primer “experimento nutricional” en humanos. Aquellos que recibieron el cítrico se curaron rápidamente, pero nadie prestó atención a este experimento hasta 50 años más tarde, cuando Szent Gyorgyi y King aislaron la vitamina y demostraron su actividad antiescorbútica. 

 

¿Qué es la vitamina C?

 

La vitamina C es una conocida vitamina hidrosoluble a la que se le atribuyen múltiples efectos y aplicaciones. Su nombre químico es ácido ascórbico. La mayor parte de los mamíferos y de las plantas sintetizan vitamina C a partir de glucosa y de la galactosa, sin embargo, los seres humanos carecemos de esta capacidad. No disponemos, de una enzima implicada en la síntesis del ácido ascórbico. Debido a que el cuerpo no produce vitamina C, debemos obtenerla de la dieta. Las personas que siguen una dieta saludable rica en frutas y verduras obtienen suficiente vitamina C. La deficiencia es más probable en personas fumadoras o expuestas al tabaquismo pasivo, en personas que padecen ciertas afecciones gastrointestinales y en aquellos que tienen una dieta limitada que no incluye frutas y verduras de manera regular. 
 

¿Qué funciones tiene la vitamina C en el cuerpo?

 

La vitamina C siempre se asocia a mejores defensas y a la prevención de enfermedades, sin embargo, esta vitamina tiene muchas otras funciones en nuestro cuerpo que a continuación te vamos a detallar. 

 

– Interviene en la formación de colágeno y ayuda a cicatrizar heridas, así como a mantener huesos sanos, ya que, además, favorece la absorción de calcio y protege la estructura del cartílago y el músculo que rodea a los huesos. 


– La vitamina C tiene una importante función antioxidante que protege a las células del efecto negativo de los radicales libres, que intervienen en el envejecimiento de las células.


– El ácido ascórbico también mejora la absorción del hierro presente en los alimentos de origen vegetal. Es por eso por lo que se recomienda el consumo de alimentos ricos en vitamina C para el tratamiento de la anemia. 


– Contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario para proteger al cuerpo contra las enfermedades, ya que la vitamina C es capaz de estimular la producción de glóbulos blancos los cuales son vitales para proteger nuestro organismo contra las infecciones. 


– También existiría cierta evidencia científica de que la vitamina C podría ayudar a retrasar la progresión de la degeneración macular, que consiste en un trastorno ocular relacionado con el envejecimiento, caracterizado por la pérdida de visión. 


– Se ha demostrado que la ingesta alta de vitamina C de los alimentos o suplementos tiene un efecto protector sobre la memoria a medida que envejecemos. Sin embargo, más estudios son necesarios para comprender los efectos en la salud del sistema nervioso. 
 

¿Cómo se adquiere la vitamina C a través de la dieta?

 

La vitamina C la encontramos en frutas y verduras: frutas cítricas (kiwis, fresas, naranjas, etc.) y verduras como espinacas y brócoli, pimientos y tomates. Sin embargo, el ácido ascórbico se destruye fácilmente por oxidación y, dado que es muy soluble en agua, en el caso de las verduras se pierde una gran parte en el agua de la cocción. 


A diario se necesitan 90 y 70 mg de vitamina C en hombres y mujeres respectivamente. Cuota que podemos alcanzar si seguimos una dieta saludable y equilibrada.  Puede ser interesante suplementarse con vitamina C, especialmente si se sufren infecciones de manera regular o si se está en proceso de recuperación de una lesión o de una enfermedad. Si no, Hohes C plus, lo pone muy fácil, un solo vaso de nuestra gama de zumos cubre la totalidad de la ingesta recomendada de vitamina C diaria. Una manera deliciosa de cuidarte.